“Microrrelatos eróticos”: una nueva obra de Susana Moo

Quienes seguís este blog conocéis ya a Susana Moo pues, como recordaréis, tuve el placer y el honor de publicar su deliciosa colección de relatos eróticos Eva, su manzana y el pecado dentro de nuestra colección de Literatura Sexual PERINEOS. Por ello, y porque me honra disfrutar de su amistad y de su colaboración en este proyecto editorial, que a duras penas mantengo aún vivo, he recibido con verdadera alegría la noticia de la publicación por parte de Pensódromo 21 de su obra Microrrelatos eróticos, de la que os hablaré a continuación.

Hubiera deseado lanzar antes esta noticia y proclamarla a todos los vientos, pues considero esta edición un auténtico acontecimiento en el mundo de la literatura erótica en lengua castellana; sin embargo, sentía la necesidad de esperar a poder leer estos microrrelatos con la calma y el detenimiento que merecían antes de decidirme a llevar a cabo una reseña que, por una vez, no quiero que se reduzca a un breve y simple comentario elogioso de amigo y lector fiel. Así, aunque, como os he confesado en otras ocasiones, me siento muy torpe ejerciendo labores de crítico literario, voy a hacer un esfuerzo para dar cuenta aquí de la calidad de los textos de Susana, cuya lectura es todo un placer para los sentidos y la fantasía, y de las virtudes que adornan esta magnífica edición, que destaca por la radical modernidad tanto del proceso y el proyecto, como del resultado obtenido.

Quiero empezar, no obstante, por hablaros una vez más de Susana Moo pues su nueva obra tiene su origen, precisamente, en su arduo y constante trabajo como autora del blog Erotómana, donde, entre otros medios, aparecieron publicados por vez primera los microrrelatos contenidos en el libro al que hago referencia.

Susana, como sabéis, se define a sí misma como erotómana, y añade, para explicar por qué se considera como tal:

Mi divertimento se convierte en pasión al beber en las fuentes del deseo humano, tan asombrosamente prolífico, tan misteriosamente rebuscado, con todos esos fetiches excitantes, represiones lujuriosas, juegos íntimos secretos… con todas esas expresiones artísticas que festejan el amor carnal erotizando los sentidos y el intelecto.
En mi delirio considero que una adecuada trayectoria vital ha de pasar por la sofisticación de lo erótico, por la sublimación de lo sexual, por el deleite del detalle morboso y el festejo del chascarrillo voluptuoso.
Asi es mi goce.
Si quieres, cuéntame el tuyo.

Cuando leo estas palabras de Susana, y conociendo como conozco su labor como “bloguera”, a la que antes me refería, no puedo dejar de pensar en ella como una de aquellas anfitrionas o “musas” de los salones literarios que proliferaron en la Francia del Siglo de las Luces. Salvando las distancias, y lamentando en su justa medida que el salón al que nos convoca Susana sea un salón electrónico y no su propio gabinete o alcoba, hay que reconocer que Susana ha logrado con creces en los años que ya lleva al frente de su blog sublimar lo sexual y, especialmente, erotizar los sentidos y el intelecto, haciendo de su goce un placer compartido a través de la lectura y, sobre todo, de la amena y en ocasiones jocosa conversación que nace de cada una de las entradas de su web. Ciertamente, quienes nos hemos ido congregando en torno a su salón en internet hemos logrado así, haciendo realidad el horaciano lema del prodesse et delectare, disfrutar de una amena compañía virtual refinando y educando al tiempo nuestro gusto y nuestra sensualidad.

He leído algunas reseñas sobre Susana y siempre me ha sorprendido la insistencia en destacar su curiosidad e incluso su “voyeurismo”. No creo, sin embargo, que esas sean las cualidades o características definitorias de su obra o su carácter; Susana es, en todo caso, tan curiosa o tan voyeur como cualquier otro escritor o narrador o como cualquier otro erotómano. Pienso, por contra, que el misterio que la rodea y que ella misma cultiva es, en realidad, el que excita la curiosidad o el voyeurismo de sus críticos, que proyectan así sus deseos cuando tratan de indagar en su persona, fascinados, sin duda, por sus bellos pies, única parte de su anatomía que muestra a sus lectores, y que se convierten, como no podía ser de otra manera, en un irresistible y fetichista objeto del deseo. Y es que Susana es ante todo, o incluso por antonomasia, el MISTERIO. Es el zapato perdido de Cenicienta y el cofrecillo o la caja de Buñuel, cuyo contenido siempre desconoceremos, aunque podamos oír nítidamente cómo zumba en su interior el negro moscardón del erotismo.

No cabe pues hablar de Susana sino a través del ejercicio de la imaginación y de la fantasía y, por mi parte, me la imagino, más bien, como una persona en extremo divertida, culta e inteligente, alegre pues en el mejor de los sentidos, y, por descontado, sofisticada y sibarita; en definitiva, un cóctel perfecto y refinado que sólo suele encontrarse en esas tierras feraces del norte, donde aún puede sentirse el verde demonio de la vida en todo su esplendor y lozanía. Creo, por tanto, no equivocarme si afirmo que Susana disfruta en la misma medida del placer del sexo y de los sentidos y del placer del contar, de la narración pícara y galante, de la buena anécdota, concisa, aguda y bien traída, con su gotita de complicidad con el lector y su chorrito de frescura y de descaro. En todo ello y en su misterio radica, en fin, su irresistible atractivo.

Todo ello puede también encontrarse en estos Microrrelatos que ahora nos ofrece, empezando por el gran acierto que supone la elección del género, esto es, del relato breve o hiperbreve, cercano en ocasiones a la anécdota, y que es, sin duda, la forma más adecuada para captar el momento o el encuentro en el que la fantasía erótica se despliega avivando los sentidos y aguzando el intelecto. Y es que, además, Susana se muestra especialmente cómoda en este terreno; se diría, haciendo una comparación con los textos incluidos en Eva, su manzana y el pecado (sin menospreciar ni un ápice su gran calidad), que su estilo muestra sus mejores virtudes en el relato quintaesenciado, en el que se destila el agua ardiente del deseo, de la fantasía y de la concupiscencia, de esa mágica capacidad, en fin, de su autora para excitar a sus lectores convirtiéndolos en cómplices o mirones.

Como señala “Lepis” en su blog Literotismos, se puede observar a lo largo de la obra una evolución (que quizá refleje la propia evolución de Susana, pues recuérdese que el libro recoge los microrrelatos publicados en estos últimos años en su blog) que va desde unos primeros textos donde domina el coqueteo, la seducción y lo implícito, a los últimos, mucho más reflexivos y, en ocasiones, francamente libertinos. No obstante, en todos los casos, el estilo, siempre fresco y natural, y el tono se adecuan al tema, al objeto del deseo en torno al que se construye el discurso, dando cuenta así de un buen gusto y un decoro realmente raros en este difícil territorio que es, al fin y al cabo, la literatura erótica.

No quiero desvelar más de la cuenta, pero no me resisto a citar aquí uno de los relatos más breves del libro, que espero sirva tanto para demostrar con pruebas lo que vengo afirmando como para que vayáis abriendo boca (y lo que se tercie) y no podáis resistiros a leer esta magnífica colección que nos ofrece Susana:

ORGASMO ROCANROLERO

Compostela, 1999, los Stones en directo. Soy una pulga en medio del mogollón. No consigo ver a Jagger hasta que mi colega gigante me sube en sus hombros ¡wau! bailo, me meneo, me rozo y me excito. Justo cuando tocan «I Can Get No» yo alcanzo la ¡¡satisfactiooon!!

Abril, 2010

(Publicado por El País Semanal el 18 de Abril de 2010 en respuesta a la pregunta: ¿Cuál ha sido tu orgasmo más memorable?)

Susana Moo, Microrrelatos, p. 139.

La cita, no obstante, no da cuenta de uno de los grandes aciertos de la edición de la que os estoy hablando. Me refiero al hecho de que en el libro, siguiendo los deseos de la autora y los editores, se recogen tras cada uno de los microrrelatos los comentarios que los lectores del blog y la misma Susana cruzaron en su día, cuando el texto apareció editado en este medio. Se logra así recuperar el carácter de acto de habla, en toda su dimensión, que tuvo el texto en el seno de este salón literario virtual que, como decía al principio, supone la web de la autora. Se recupera así también en las páginas del libro el carácter conversacional, dialógico y, en principio, efímero, del texto del blog, asistiendo como lectores a una polifonía en la que se dan cita tanto el acto de creación o escritura como la recepción del relato y en la que, gracias a la conversación surgida en torno a éste, nos enriquecemos con los múltiples matices que aportan autora y lectores y que, como si se tratasen de verdaderas notas al pie, iluminan el correspondiente microrrelato desde diversas perspectivas. De esta manera, si bien, como es sabido, todo discurso e incluso toda palabra es dialógica, los microrrelatos que nos ofrece Susana Moo se convierten en textos dialógicos en el más amplio sentido del término, apareciendo su autora como una mediadora en el discurso que crea el objeto-discurso literario y ofreciéndonos a los lectores la posibilidad de ser también autores en la medida en que todos lo somos cuando hablamos, escuchamos, leemos o escribimos.

Esta apuesta de los editores, valiente por novedosa y por la complejidad que supone para la labor editorial, añade, por tanto, un plus a este magnífico conjunto de microrrelatos y convierte a la obra en una edición radicalmente moderna y, por ello mismo, revolucionaria, perfectamente acorde, en fin, con nuestro mundo y con los nuevos canales de comunicación, en los que los discursos incorporan, con un dinamismo del que nunca antes se pudo disfrutar en la Historia, las voces y los discursos ajenos, que nos convierten, ciertamente, como defendía Bajtín, en sujetos sociales.

No acaban aquí, sin embargo, los aciertos de los editores, que se han planteado también ir más allá de las experiencias editoriales más convencionales o habituales y han articulado en torno a la obra editada lo que ellos denominan un “desarrollo radial”, que facilita el acceso a la obra (y a los contenidos de esta editorial) dando al lector la libertad de elegir el soporte de lectura que prefiera y la posibilidad de participar e incorporarse al proceso de escritura-edición-lectura en la medida en que desee, como lector, como comentarista, como crítico, etc. Para ello y por ello han creado, alrededor del tema explorado, un espacio en línea denominado Erotomanías, que amplía el marco de recepción de la obra de Susana Moo y que incluye un enlace a través del cual podréis adquirir ya, por el módico precio de 5 € y en formato .EPUB o .PDF su libro Microrrelatos, que esperamos (pues francamente lo merece) aparezca en un futuro también en el más clásico y sensual formato de obra impresa en papel. A través de Erotomanías o visitando directamente la web de los editores (http://www.pensodromo.com/21) podréis, en fin, conocer en detalle este nuevo planteamiento editorial radicalmente moderno y novedoso.

Por mi parte, con la satisfacción y el placer de haber leído y disfrutado ya del nuevo libro de Susana Moo, me despido enviando desde aquí mi más sincera enhorabuena a la autora y a los editores por un trabajo magnífico, que ha dado lugar a una obra que, sincera y encarecidamente, os recomiendo.

Os dejo pues, para que no perdáis ni un minuto, con ese citado enlace desde el que podréis descargarla:

ENLACE PARA COMPRAR MICRORRELATOS, DE SUSANA MOO

Anuncios
Published in: on 24/10/2011 at 16:07  Comments (4)  

The URI to TrackBack this entry is: https://casavigo.wordpress.com/2011/10/24/microrrelatos-eroticos-una-nueva-obra-de-susana-moo/trackback/

RSS feed for comments on this post.

4 comentariosDeja un comentario

  1. El placer y el honor es mío Carlos, por tenerte como virtual amigo y compañero de afición.

  2. Gracias, Susana.
    Besos.

  3. […] Aquí la crítica de Carlos Bozalongo. […]

  4. Mil gracias, Susana. Voy a verlo que ya estoy de vuelta.
    Besos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: